¿VAS A DEJAR QUE EL CORONAVIRUS TE AFECTE?

Vivimos tiempos nuevos, tiempos de reclusión, tiempos de esperanza y, en definitiva, tiempos de adaptación. El número de confinados que se ha dedicado a realizar visitas online con su psicólogo no son menos que aquellos que han preferido divertirse con “tik-tok”, la nueva aplicación “trending topic”.

Si bien la resiliencia es lo que ha marcado la evolución del ser humano, la adaptación es la que ha hecho que la misma sea posible. Lo mismo sucede con los tejidos del aparato locomotor, que durante esta extensa cuarentena han buscado la manera que adaptarse a los estímulos que cada uno de nosotros se ha encargado personalmente de ofrecerles.

Todavía no son las 8 de la tarde, pero aprovecho para dedicar mi aplauso personal a aquellas personas que no se han dejado llevar por la desidia, la gula o el “txikito” de las doce en la terraza y han dedicado este confinamiento para realizar actividad física diaria. Para ellos, el periodo de readaptación a la actividad física, a la actividad laboral y a la nueva normalidad será más fluido.

Dentro de escasos días nos van a dejar salir a hacer una hora de deporte de manera individual y si, como se ha demostrado, salimos todos en bandada a sacar a nuestros hijos, no me imagino lo que puede ser cuando nos den vía libre para hacer deporte. Me sé de alguno que va a intentar hacer de Forrest Gump.

Aunque no existan; entre otros, síntomas de dolor, debilidad, atrofia, disminución de la capacidad de absorción de cargas por parte del tendón de Aquiles o capacidad aeróbica, de hecho, nuestro aparato locomotor se ha adaptado, sin avisar, a este confinamiento y es ahora cuando mas cuidado tenemos que tener para no generar problemas.

Pequeños fantasmas en forma de lesiones deportivas son los que nos acechan desde nuestras propias ventanas estos días previos a la desescalada hacia la libertad. Lesiones como las señoras “tendinopatías reactivas” de apellido “que ganas tengo de correr” que nos harían acudir al fisioterapeuta durante una temporadita prolongada son mis apuestas.

-¡Que gracia! Salgo de casa por primera vez y ahora no puedo dar ni un paso-… -esto de correr no es pa´ mi. Voy a descargarme una aplicación y hacer yoga en casa, seguro que si vuelvo a estar quieto unos días esto se cura solo- NO. No y no. Error.

El tendón es un tejido que tiene como principal objetivo la recepción y la liberación de carga a través de su alto componente en colágeno, molécula en forma de hélice, que hace que nuestros tendones actúen literalmente como muelles. -Pero Juan, ¿Cómo definirías la carga?, porque yo le meto 150 en peso muerto y ni me inmuto, a mi eso no me va a pasar-. Jaja. Pues bien, la carga se constituye por tres factores que influyen en él: el tiempo de ejercicio, el tiempo de descanso, la intensidad y la velocidad. La intensidad en running podríamos reflejarla, por ejemplo, en los grados de la pendiente en los cuales rodamos a la hora de correr por cuestas de nuestros respectivos barrios.

La realidad para estos tendones es que llevas 6 semanas sin dar un paseo de más de 5 minutos, y aunque hagas ejercicio aeróbico y subas stories haciendo todo tipo de sentadillas y estiramientos, tu sistema musculotendinoso no esta igual de contento que tus “followers”. -¿Qué debería hacer entonces?-. Aquí van unos fisioconsejos que podrían servir de ayuda a la hora de prevenir todo tipo de lesiones relacionada con el “running”:

  • Los días previos a retomar nuestra actividad de “running” deberemos andar por nuestra casa un mínimo del doble de tiempo que tengamos previsto correr. Es decir, si queremos empezar con media horita, andaremos sin parar una horita, como mínimo.

 

  • Deberemos beber abundante agua, como media 2L diarios, durante los días previos a la actividad deportiva

 

  • Cuando terminemos de caminar, iremos a nuestras escaleras y realizaremos ejercicios de puntillas, manteniendo 15 segundos de contracción y 30 segundos de relajación, durante unas 10 series.

 

  • Repetiremos el ciclo 2 veces al dia

 

  • Realizaremos la actividad día sí día no durante un mínimo de 10 dias antes de correr.

 

  • Se entiende que todo el paseo hogareño y los ejercicios los realizaremos con las zapatillas a las que estemos previamente adaptados para correr y que todo ejercicio extra que ya estuviéramos realizando lo mantendremos como hasta ahora.

 

Tal como dice el presidente Sánchez, durante la desescalada controlar el virus será tarea de todos los ciudadanos y será difícil. No como el protocolo que acabo de idear que es de “andar por casa”. Anímate.

 

Escrito por Juan Gorostiza, socio fundador de “Clínica Alhondiga”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *