Síndrome del dolor miofascial

Síndrome del dolor miofascial

El síndrome de dolor miofascial es un trastorno por dolor crónico. Habitualmente, el 75% de los dolores que percibimos nos vienen referidos de una zona irradiada. Estos sitios de activación se conocen como puntos de gatillo.

De manera general, este síndrome se produce tras la contracción muscular reiterada. Puede ser debido a una posición en nuestra rutina laboral, por actividades que realicemos  fuera del trabajo o bien por estrés.

Por eso, es necesario hacer una diferenciación estructural y una completa anamnesis:

¿Cuál es la ocupación del paciente?

¿Qué trabajo desempeña?

¿Trabaja de pie o con cargas?

¿Qué síntomas son los más comunes en el dolor miofascial?

  • Dolor persistente
  • Nudos de contracción muscular
  • Dolor muscular profundo e intenso
  • Dificultad para descansar debido al dolor

¿Qué músculos se ven afectados más habitualmente?

  1. Escalenos:  Son un grupo de tres pares de músculos a los lados del cuello que tienen una función respiratoria secundaria. Es el más afectado con diferencia y también elmás alejado.
  2. Multífidos: Los puntos gatillo que se encuentran en la porción superior del músculo multífido suelen provocar dolor en el área entre los omóplatos, en la zona de las costillas inferiores y, a la misma altura, en el abdomen. El punto que está situado cerca del sacro es generalmente el desencadenante de lumbalgia y el punto en la región del hueso sacro y del coxis causa dolor en esa área.
  3. Iliocostal dorsal: el punto doloroso se refleja en el borde interior del omóplato, así como en el pecho inferior. Quien lo padece, asemeja la sensación a una angina de pecho, por lo que es muy importante acudir a un especialista cuando se percibe esta sensación.
  4. Romboides: el punto gatillo es muy doloroso y profundo, con una sensación como que atraviesa la espalda.

Además de los anteriormente mencionados también pueden darse en el infraespinoso, trapecio inferior, serrato anterior, serrato posterosuperior y un largo etcétera.

Con este artículo queremos desmitificar los falsos nudos o contracturas y dar cabida al dolor miofascial. Si sufres alguno de estos incómodos dolores que no cesan, visítanos en nuestra Clínica de Fisioterapia en Bilbao y te ayudaremos a que el dolor desaparezca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *