Visitanos
Alameda recalde 62 BIS 2º
Horario de apertura
L-V: 08:00-21:00 | Sáb.: 09:00-13:00

El suelo pélvico consiste en dos cúpulas de concavidad hacia abajo formado por un conjunto de músculos y tejido conjuntivo que tapiza la parte inferior de la pelvis.

A pesar de que el suelo pélvico es un gran desconocido ya que en el día a día sus funciones pasan desapercibidas, es necesario exponer el papel fundamental que desempeña en muchas de nuestras funciones vitales.

¿Qué funciones tiene el suelo pélvico?

Continencia: controla los esfínteres para poder llevar a cabo una correcta micción y defecación.
Sexual: un suelo pélvico tonificado mejora la calidad de las relaciones sexuales y facilita la llegada al orgasmo.
Sostén: condiciona a una correcta posición de la vagina, uretra, vejiga, útero, y recto, facilitando así su correcto funcionamiento.
Reproductiva: esta zona anatómica es el último obstáculo que debe salvar la cabeza del bebé; además permite que la cabeza rote y que se produzca la contracción refleja del útero generando en la embarazada el deseo de empujar.
Postural: papel importante en el mantenimiento de la postura.
Amortiguación: actuando en sinergia con otras estructuras, disipa las variaciones de presión que encontramos en el interior de la cavidad abdominal ante esfuerzos como la tos, estornudar, levantamiento de pesos…

¿En qué consiste la fisioterapia del suelo pélvico?

La fisioterapia uroginecológica es una rama de la fisioterapia que, a través de la combinación de diferentes técnicas de carácter poco invasivo, permite evaluar, prevenir y tratar desde una visión global las disfunciones y afecciones producidas en el suelo pélvico a lo largo de las diferentes etapas vitales.

Fisioterapia suelo pelvico Bilbao

¿Qué tratamos en nuestro centro de fisioterapia suelo pélvico Bilbao?

Disfunciones miccionales: incontinencia urinaria de esfuerzo, urgencia miccional, disinergias vésico-esfinterianas.
Disfunciones ano-rectales: incontinencia anal, estreñimiento crónico, hemorroides, fisura anal.
Prolapsos genitales o descenso de órganos pélvicos.
Preparación y recuperación de procesos quirúrgicos: cirugía abdominal, post-cirugía adenoma prostático, cirugía ginecológica y urológica.
Salud hormonal de la mujer: síndrome de ovario poliquístico, endometriosis, salud menstrual, menopausia.
El proceso del embarazo, parto y el posparto: masaje perineal, preparación al nacimiento, reeducación y tratamiento de la faja abdominal y del suelo pélvico, episiotomía, desgarro, prevención y tratamiento de prolapsos.
Dolor pélvico crónico: endometriosis, atrapamiento del nervio pudendo, prostatitis
cistitis intersticial, hipertonías de la musculatura del suelo pélvico.
Disfunciones sexuales: dispareunia o dolor en las relaciones sexuales, vaginismo, anorgasmia, alteraciones eréctiles, eyaculación precoz.

En nuestra unidad de suelo pélvico realizamos un diagnóstico preciso e individualizado de cada paciente desde una visión sistémica y global, contando para ello de las técnicas más avanzadas:

– Electroestimulación
– Biofeedback EMG
– Radiofrecuencia (Indiba)
– Terapia manual
– Técnicas comportamentales

Desde Clínica Alhóndiga, donde somos especialistas en fisioterapia suelo pélvico, te invitamos a que no te conformes si padeces cualquier tipo de patología mencionada anteriormente y vengas a visitarnos.

¡Reserva ya tu cita!