Visitanos
Alameda recalde 62 BIS 2º
Horario de apertura
L-V: 08:00-21:00 | Sáb.: 09:00-13:00
readaptacion ligamento cruzado

Rotura del ligamento cruzado anterior: readaptación

Los ligamentos cruzados de la rodilla son los responsables de regular toda la cinemática de las articulaciones y los órganos sensores que informan de la musculatura periarticular, influyendo directamente sobre la posición de las superficies articulares, su dirección y la magnitud de las fuerzas, y de manera indirecta sobre la tensión de las tensiones articulares.

Las lesiones en la articulación de la rodilla son uno de los problemas más frecuentes del sistema músculo esquelético. Se producen en torno a un 9% de los casos el daño en los ligamentos, destacando sobre todo la rotura del ligamento cruzado anterior. Este tipo de lesiones se producen tanto en la práctica deportiva como realizando actividades de la vida diaria.

¿A quien afecta la rotura del ligamento cruzado anterior?

Presenta una alta prevalencia en la población general y puede causar episodios de inestabilidad e incapacidad tanto en el desarrollo deportivo como en el día a día. Por ello, en personas con una alta actividad se suele optar por la reconstrucción del ligamento con el objetivo de impedir episodios de inestabilidad en las articulación así como, procesos degenerativos en la rodilla afectada.

Algunos de los deportes que presentan mayor riesgo de sufrir una rotura de LCA (ligamento cruzado anterior) son el fútbol, el baloncesto o el esquí, ya que son deportes de contacto y presentan una exigencia mayor al pivotar sobre la rodilla. Además, resulta relevante mencionar que las mujeres que practican el mismo deporte que un hombre tienen una mayor probabilidad de sufrir esta lesión. En cuanto a la etiología, podríamos decir que se debe a las diferencias en la morfología de la articulación de la rodilla, el entrenamiento, las dimensiones de la pelvis o incluso al estado hormonal.

Por ejemplo, en niños y adolescentes que se inician tempranamente en deportes de competición si que se ha detectado un aumento de rotura de LCA.

Después de la cirugía, comienza la readaptación

Una vez que el paciente se ha sometido a cirugía y tras un período prudencial de unas 4 semanas aproximadamente, lo ideal es comenzar con sesiones de fisioterapia dirigidas por profesionales como  Clínica Alhondiga. En nuestro centro de fisioterapia en Bilbao, estudiamos cada caso en particular y ofrecemos a nuestros pacientes un tratamiento único y enfocado a lograr los objetivos de recuperación en el menor tiempo posible.

Comenzamos por un trabajo propioceptivo en fases iniciales tras cirugía de LCA ( ligamento cruzado anterior), cuando llevamos la tibia hacia anterior pedimos que contraiga los isquios, para evitar ese desplazamiento anterior.
De esta forma se trabaja la musculatura isquiotibial ya que por su inserción evita que la tibia se desplaza hacia delante.

Además, se proponen ejercicios utilizando la técnica semitendinoso-recto interno. El objetivo que pretendemos con estos ejercicios es ganar la extensión activa de rodilla.Trabajamos siempre en cadena cinética cerrada, para que exista contracción simultánea de isquios, musculatura glútea y gemelo, de esta manera el ejercicio es mas seguro y con mayor transferencia.

Consejos para la realización de ejercicio en fases iniciales

  1. Hacer ejercicios de baja complejidad.
  2. Mientras se está realizando el ejercicio bajo supervisión del fisioterapeuta, transmitir mensajes claros y concisos.
  3. Utilizar material de bajo coste, extensible para que el paciente pueda hacerlo en su domicilio.
  4. Mensajes positivos y realistas generando adherencia al tratamiento activo.

Para tratar cualquier tipo de lesión acude siempre a un especialista, en Clínica Alhondiga te estamos esperando. Te brindaremos un asesoramiento personalizado y un tratamiento acorde a tu patología. ¡Visítanos!

 

 

 

La trocanteritis y sus síntomas

¿Cómo afrontar una trocanteritis con fisioterapia?

La trocanteritis es una patología dolorosa que afecta a la parte lateral de la cadera y suele notarse, sobre todo, al dormir sobre ese lado concreto, al andar durante un rato o incluso estando sentado. Este problema puede generar mucha confusión entre los pacientes que acuden, ya que no siempre un dolor en dicha zona es realmente bursitis troncantérea, otro nombre con el que se denomina esta lesión. Por eso, es importante entender bien algunos aspectos sobre ella que os comentamos a continuación.

¿En qué consiste esta lesión llamada troncanteritis?

Consiste en una inflamación de las bursas (bolsas rellenas de líquido sinovial cuya función es evitar el daño de los tendones y su roce con las prolongaciones óseas o musculares) que hay alrededor del trocánter mayor, ubicado en la parte lateral de las caderas, a la altura de los glúteos. Es un hueso saliente del fémur que llega hasta la parte alta del muslo y le otorga el nombre a esta lesión que provoca dolor.
Por lo general, se irradia por el lateral de la pierna hasta la rodilla e incluso pudiendo llegar al tobillo, en algunos casos. Dicha dolencia puede notarse solo en un lado de la cadera -izquierdo o derecho- o en ambos. Esas bursas actúan como unas almohadillas necesarias, porque en la cadera hay muchas inserciones potentes que pueden entrar en fricción.

Síndrome del trocánter mayor

No siempre sufrir ese dolor es sinónimo de trocanteritis, porque existen otras dolencias cuyos síntomas son similares como la tendinopatia glútea o las afecciones a nivel de la columna lumbar. Por eso, es mejor denominar este problema como síndrome del troncánter mayor, que tiene mayor prevalencia en las mujeres, particularmente mayores de 50 años.
Produce un dolor intenso y agudo al principio de notarse, mientras que con el paso del tiempo se vuelve más molesto, acentuándose en situaciones donde se tense la bursa de la zona afectada. Sin embargo, esta dolencia también persiste hasta en el 30 % de los pacientes que acuden a una atención primaria pero que, tras cinco años, sufren entonces los síntomas claros del dolor trocantérico.

Algunos aspectos biomecánicos en esta lesión

Según los últimos estudios sobre este tema, existe una cada vez más importante relación del síndrome con la tendinopatía del glúteo medio y menor. Además, la causa del problema también se ha descubierto que está en la ineficacia de la musculatura en esa zona corporal, junto a otros aspectos de mal funcionamiento de la pelvis.

Tratamiento con fisioterapia

El tratamiento más habitual mediante excelentes técnicas de fisioterapia tiene como fin corregir la movilidad pélvica y mejorar el estado del tendón del glúteo, así como también ayudar al paciente a que recupere su marcha correcta.

En la Clínica Alhondiga, clínica de referencia en Bilbao, ofrecemos terapias especializadas para tratar la trocanteritis, con unos excelentes profesionales. Ven a visitarnos y estudiaremos tu caso de manera personalizada.

Pubalgia

Todo lo que debes saber sobre la pubalgia

¿Qué es la pubalgia y por qué afecta de manera tan frecuente a los deportistas? ¿Cómo podemos prevenir su aparición o ponerle remedio?

La pubalgia, ¿qué es?

Primero debemos de hablar del pubis, que es la región anatómica de la pelvis situada encima o sobre la sínfisis púbica. En esta zona apenas hay movimiento, ya que hay un fuerte cartílago que une la zona y apenas permite una ligera tracción. En el pubis también se insertan numerosos músculos de la zona abdominal y de los aductores de los muslos.

La inserción de estos músculos puede terminar por causar dolor en la zona. La contracción repetida de los aductores o los abdominales termina por traccionar excesivamente la zona del pubis, produciendo un dolor que se conoce con el nombre de pubalgia.

Causas de la pubalgia en fisioterapia

La pubalgia se produce por:

— Sobreuso: la repetición de cierto tipo de movimientos que implican los músculos que se insertan en la zona púbica termina por dañar la articulación. Estos movimientos son: dar patadas, correr durante mucho tiempo, etc.

— Embarazo: los ligamentos de la zona abdominal y pélvica se van estirando poco a poco durante el embarazo por el espacio que va ocupando el feto, por lo que puede terminar por aumentar la presión que se ejerce sobre la sínfisis pública.

— Traumas de repetición en deportes de contacto: hay algunos deportes que van produciendo microtraumatismos en la zona que terminan por desestabilizar los ligamentos de la zona.

— Zonas de debilidad en la pared abdominal: las zonas más débiles de la pared abdominal se conocen con el nombre de hernias y son bastante frecuentes entre la población. Pueden producirse también en relación a la práctica deportiva, sobre todo en consecuencia a esguinces de los músculos aductores o a las alteraciones de la articulación de la cadera.

Factores de riesgo para su aparición

Hay personas que tienen una predisposición a la aparición de la pubalgia, como son la presencia de:

— Alteraciones de la pisada.

— Acortamiento de los músculos de la cadera.

— Rigidez articular.

— Entrenamiento inadecuado.

— Insuficiente calentamiento.

Tratamiento de la pubalgia

Para el tratamiento sintomático del dolor, lo que mejor funcionan son los antiinflamatorios. Pero para curar la patología hay que recurrir a los expertos en fisioterapia.

A través de diversas técnicas aplicadas en nuestra Clínica Alhondiga de fisioterapia en Bilbao se pueden corregir los factores de riesgo que terminan por producir el dolor de la zona.

El trabajo de flexibilidad, de fuerza y la estabilidad del core es básico, así como la readaptación deportiva para que la vuelta a la práctica deportiva sea segura. Si fuese necesario, también se podría hacer un rescate mediante infiltración.

En nuestra clínica de fisioterapia ayudamos prevenir y recuperar la pubalgia. ¡Contacta con nosotros sin compromiso!

Hombro congelado

Hombro congelado: Causas, fases y tratamiento

El hombro congelado o capsulitis adhesiva es una patología cuyo origen es desconocido y supone un gran reto para la comunidad científica pues suele tener un pronostico largo y en ocasiones desfavorable. Este síndrome afecta seriamente a la movilidad y provoca numerosas molestias que deben ser convenientemente revisadas. A continuación, analizamos los factores de riesgo, las fases y el mejor tratamiento para su superación.

Factores de riesgo para la aparición del hombro congelado

El paciente observa una falta de movilidad en el hombro que le impide hacer los movimientos habituales.

Se trata de una patología de origen idiopático, pues la comunidad científica no ha sido capaz hasta el momento de realizar una investigación que demuestre cual es la cause real, aunque si que se conocen algunos factores de riesgo.

La diabetes. Hasta el 20 % de los enfermos desarrolla esta dolencia sin que la medicina haya aclarado todavía el porqué.

La menopausia. La pérdida de hormonas y la aparición de la osteoporosis van provocando que la articulación del hombro vaya perdiendo movilidad de forma progresiva.

Problemas con el tiroides. La subida de las hormonas tiroidea y paratiroidea se considera un factor de riesgo.

Dolencias cardíacas. Por lo general, se descubre antes el hombro congelado que el origen cardíaco del mismo. Resulta indispensable descartar cualquier dolencia de gravedad para evitar complicaciones de incierto resultado.

Una cirugía. Puede aparecer como consecuencia a una inmovilización prolongada o a una mala praxis por parte del cirujano.

Fases y tratamiento

Las fases de esta dolencia son las siguientes:

– Las primeras seis o nueve semanas se siente un dolor intenso y una falta de movilidad que van in crescendo , y que no mejoran con la ingesta de analgésicos. Sin embargo, algunos abordajes de fisioterapia pueden mejorar la sintomatología dependiendo del nivel de afectación del manguito y de la causa real, pues muchas veces este diagnóstico se utiliza demasiadas veces y sin un verdadero criterio.

– Durante los siguientes cuatro o seis meses el dolor se va aminorando, pero aumenta la inmovilidad. Cuando exista un déficit de movilidad de la cabeza del humero hacia la elevación, el músculo subescapular va a jugar un papel importante y algunos autores que publican en los libros de instrucción sobre el dolor miofascial consideran los puntos gatillo de este músculo la principal causa del déficit de movilidad, considerando su diagnostico diferencial. No obstante, las investigaciones al respecto todavía no puede afirmar que tal síndrome miofascial sea la verdadera causa o simplemente una implicación.

La última etapa puede durar un período entre seis meses y dos años. La puesta en marcha de las terapias que describiremos a continuación consigue “descongelar” el hombro y recuperar su movilidad. La reeducación al movimiento, la terapia manual y la readaptación son las bases del tratamiento en fisioterapia.

Dependiendo de cuál sea el grado de inmovilidad del hombro, se optará por un tipo u otro de terapia.

La importancia de confiar en profesionales de la fisioterapia

En todo este proceso de recuperación es muy recomendable acudir a una clínica de fisioterapia en Bilbao como Clínica Alhóndiga , para recibir un diagnóstico acertado y disfrutar si es necesario de su servicio a domicilio, que se centrará en la readaptación de la articulación dañada.

Ante cualquier molestia o sensación de inmovilidad en la articulación del hombro, visítanos. Solo los especialistas en fisioterapia con experiencia te ayudaremos a acortar las fases arriba descritas y te ayudaremos a recuperar la movilidad necesaria en el hombro.

bruxismo atm

El bruxismo y su repercusión en la articulación temporo mandibular

La articulación temporomandibular o ATM está constituida por el acetábulo del hueso temporal y el cóndilo mandibular. La alteración en esta articulación es uno de los problemas más frecuentes que nos encontramos en nuestra clínica de fisioterapia en Bilbao.  El tratamiento de ATM pasará por una evaluación inicial del problema con objeto de valorar que tipo de terapias debemos aplicar siempre basadas en el razonamiento clínico. Asimismo, es importante transmitir al paciente el alcance de nuestro tratamiento, así como sus limitaciones para de esa forma generemos adherencia al tratamiento y consigamos que los ejercicios a domicilio sean efectivamente realizados.

Más del 50% de la población presenta problemas en la articulación temporomandibular a lo largo de su vida y, en muchas ocasiones, esta patología puede pasar desapercibida debido a que el dolor puede reflejarse en el oído, el ojo, la cabeza, los dientes o incluso las cervicales, entre otras zonas.

¿Cuál es la etiología de los problemas en la articulación temporomandibular?

Predisposición genética.
Simpaticotonía
Bruxismo
Problemas de oclusión dental.
Estrés y ansiedad.
Depresión.
Asimetría en la estructura craneal.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es una parafunción que se caracteriza por una oclusión dentaria nocturna incontrolada y subconsciente. El bruxismo también se puede presentar de forma diurna. Aquellas personas que aprietan los dientes durante el día apretaran los dientes durante la noche con total seguridad, aunque no lo sepan. El bruxismo diurno también suele ser inconsciente.

Existen dos tipos de bruxismo: concéntrico y excéntrico. Se diferencia porque en el excéntrico además de apretar los dientes también se rechinan, deslizando la dentadura inferior contra la superior, mientras que en el concéntrico no existe lateralización de la mandíbula y no se rechina.

Por lo general, el paciente mueve la mandíbula inferior hacia delante y hacia atrás de forma continua. Entre las consecuencias de esta enfermedad se destacan:

– Un dolor continuado en la mandíbula.
– Problemas de movilidad en la musculatura mandibular.
– Ansiedad.
– Dolor de cabeza.
– Problemas de tensión.
– Insomnio.

Por lo general, esta dolencia está provocada por una incorrecta alineación de los dientes, una alimentación deficiente, una postura inadecuada, problemas posturales durante el sueño y problema de ansiedad. Destaca el molesto rechinar de dientes y la tensión acumulada en el cráneo que puede llegar a generar migrañas diversas.

Fisioterapia ATM: una solución a tus problemas

¿Puede un fisioterapeuta ayudar a paliar estos síntomas?

La respuesta a esta pregunta es rotundamente SI. Un fisioterapeuta es el profesional más indicado para relajar la musculatura de la mandíbula y, por lo tanto, para conseguir reducir, sensiblemente, los dolores provocados por esta dolencia.
En la Clínica Alhondiga somos especialistas en el tratamiento de esta patología, ven a visitarnos y valoraremos que tipo de tratamiento es más adecuado en tu caso. Se valorará la articulación, el cráneo, la columna cervical, la postura y oclusión dental (por parte del odontólogo). Habitualmente, se pueden llevar a cabo varias técnicas combinadas como:

  • Masaje
  • Punción seca
  • Terapia miofascial
  • Estiramientos
  • Osteopatía
  • Una sesión de dedicada a la articulación temporomandibular (ATM) favorece además la conciliación del sueño y una enorme mejora en el estado anímico del paciente.

Si padeces bruxismo y ya has visitado a tu odontólogo pero sigues sufriendo los molestos síntomas asociados no dudes en venir a visitarnos. Nuestro lema es profesionalidad y honestidad. Te ayudaremos a recuperar la calidad de vida perdida por una dolencia tan común como fácilmente corregible.

 

Lesion manguito rotador

Lesiones en el manguito rotador: ¿Ejercicio o cirugía?

En las lesiones del manguito rotador la confirmación diagnóstica no es únicamente proporcionada por las pruebas de imagen (resonancia magnética, ecografía…). La gran cantidad de casos que impiden relacionar directamente los síntomas con los resultados en radiografía han cambiado mucho el tipo de enfoque que se le proporciona a este tipo de lesiones. Así pues, muchas veces el tejido responsable del dolor es todavía una incógnita, lo que hace realmente difícil determinar que el tejido sobre el que se va a actuar en la cirugía.

Las investigaciones más recientes están continuamente demostrando que la fisioterapia, el ejercicio terapéutico y la readaptación a las funciones y movimientos que presenta el hombro son a largo plazo igual de efectivos que una operación quirúrgica y además evitan el riesgo que ésta entraña, pues muchas veces el tejido que creemos responsable del dolor en base a lo que la resonancia dice no es realmente el que provoca los síntomas. A este termino le denominas incoherencia clínico radiológica y está ganando un peso importante en el ámbito de la sanidad.

El hombro es la articulación del cuerpo que más movilidad es capaz de generar. Debido a ello y como consecuencia de esa movilidad elevada, la articulación posee una estabilidad reducida. Las estructuras que proporcionan estabilidad al hombro son totalmente dependientes del trabajo muscular y es gracias a esto que los pacientes encuentran mejoría cuando a estos músculos se les presta la atención necesaria.

¿Qué trata exactamente la fisioterapia del hombro para el manguito rotador?

Se conoce como manguito rotador a cuatro músculos que envuelven la cabeza del húmero y generar tanto estabilidad como movilidad en la articulación glenohumeral. Aquellos profesionales de la salud que abogan por la cirugía como primera solución al problema deberían reconsiderar esta opción, y ver que a través de ejercicio terapéutico y una buena gestión del dolor los resultados son mejores. Eso sin tener en cuenta la cantidad de hombros operados que no solo no encuentran una clara mejoría de la situación previa a la cirugía, si no que se les añade a su problema un cicatriz que genera adherencia y pérdidas de movilidad asociadas.

Es por ello que, la primera opción debe ser siempre el tratamiento conservador y solo cuando éste fracasa y el dolor es persistente e invariable se debe acudir al quirófano. El tratamiento debe ser personalizado, y poniendo especial atención a aspectos de distinta índole que puedan tener que ver con el tipo de lesión y las características del paciente.

La fisioterapia del hombro y los ejercicios sostenidos facilitan una recuperación natural, efectiva y duradera. Conviene señalar que en la Clínica Alhondiga somos especialistas en tratar todo tipo de lesiones bajo un estudio inicial completo del paciente. Contacta con nosotros y te haremos un estudio a medida en función de tu patología.

Fisioterapia para cefaleas

La fisioterapia como aliada para las cefaleas

El uso de la fisioterapia para las cefaleas ha conseguido grandes resultados. Esta disciplina es idónea tanto para analizar cuál es el motivo del dolor como para solucionarlo fácilmente.

El proceso de detección de la cefalea

Un buen fisioterapeuta debe analizar por qué se produce y cuáles son sus causas de aparición. En ocasiones, una mala postura al trabajar o al descansar o una situación de estrés pueden ser el motivo. En casos de personas que trabajan durante horas en la misma postura -conductores u oficinistas por citar dos ejemplos- el profesional ayudará a rebajar el dolor y a dar pautas que ayuden a evitar su reaparición.

¿Qué tipo de técnica se utiliza?

No existe una única fórmula, las terapias más destacadas dentro de la fisioterapia para cefaleas son:

 Masaje manual: Tras identificarse cuál es el motivo es más fácil relajar la zona afectada y descargar de tensiones la zona cervical.

– Estiramientos del raquis cervical: Se analiza su flexibilidad y su capacidad de movimiento para determinar la gravedad del problema.

– Punción seca y presión isquémica: Tras localizar los puntos que desencadenan el dolor, se procede a desbloquearlos de forma natural.

 Aplicación de microondas y estiramientos musculares: Se busca, en el primer caso, recuperar la tonificación muscular y en el segundo ganar en elasticidad para afrontar la jornada laboral con mayores garantías.

Se recomienda hacer estiramientos periódicamente durante la jornada para lograr que los músculos afectados no vayan acumulando una tensión que da lugar al clásico dolor de cabeza que parece no aliviarse con ningún tipo de tratamiento.

En la Clínica Alhondiga somos especialistas en fisioterapia. Nuestros profesionales también se desplazan al domicilio del cliente para desarrollar este tipo de técnicas. Nuestra profesionalidad y experiencia nos permite confirmar que el uso de la fisioterapia para las cefaleas es una de las mejores maneras de evitar la aparición de los síntomas arriba indicados. ¡Contacta con nosotros y olvídate de las cefaleas!

Rotura de fibras

Rotura de fibras: ¡Necesito una solución!

La rotura de fibras es una de las lesiones más recurrentes en los que practican deporte con asiduidad. Sin embargo, no siempre parece estar claro en qué consiste y cuál es la etiología. A continuación os contamos cuáles pueden ser las causas  y las mejores maneras de superarlas.

¿Qué es una rotura de fibras?

Puede afectar a cualquier persona que esté haciendo ejercicio físico o cualquier tipo de esfuerzo. Consiste en la rotura de las fibras de un músculo debido a la elongación del mismo. Suele afectar a las extremidades inferiores y su origen se encuentra en un cambio brusco de ritmo o en un mal gesto.

Los gemelos, los isquiotibiales, el sóleo, el cuádriceps y los abductores son los músculos más proclives a experimentar esta rotura.

¿Cómo se puede reconocer una rotura fibrilar?

Por un dolor intenso que evita el movimiento habitual del músculo. También suele aparecer un hematoma en la zona afectada ya que se rompen los vasos sanguíneos más cercanos. Si la rotura es grave, el músculo puede quedar paralizado.

¿Qué produce una rotura fibrilar?

Entre los factores más decisivos a la hora de padecer esta dolencia se destacan:

– La vida sedentaria. La falta de ejercicio físico afecta a la masa muscular. En cualquier movimiento es posible que las fibras se rompan.

– Problemas circulatorios. El músculo no recibe el riego correspondiente por lo que necesita más esfuerzo para moverse. El ácido láctico se acumula y las fibras ceden ante el esfuerzo.

– Diabetes.

– Mala alimentación.

¿Qué hacer para recuperarse de una rotura fibrilar?

Se recomienda siempre reposo para que el organismo vaya reparando las fibras dañadas. Aplicar frío puede ayudar a obtener grandes resultados. El uso de antiinflamatorios también está indicado en algunos casos. Sin embargo, siempre es recomendable combinar el un tratamiento médico con la visita a un buen fisioterapeuta.

En Clínica Alhondiga, en Bilbao, ponemos a tu disposición a nuestros fisioterapeutas para acelerar tu recuperación y para conseguir que la rotura de fibras se solucione cuanto antes. Nuestra atención personalizada y el estudio de cada caso de manera particular ayudará a superar este problema y reducir el tiempo de recuperación de la lesión.

Fisioterapia tras acv

Como la fisioterapia puede ayudar después de un acv

Un accidente cerebrovascular es un evento agudo causado por la obstrucción o ruptura de un vaso sanguíneo en el cerebro. La fisioterapia tras un ACV es uno de los tratamientos más importantes para lograr una buena recuperación.

En estos casos se presenta una lesión del tejido nervioso que genera secuelas en el resto del cuerpo, dependiendo de la zona afectada.

Secuelas de un ACV

Un accidente cerebro vascular es un suceso que puede alterar diversos órganos y funciones.

Sistema musculoesquelético

Una de las lesiones más frecuentes es la paresia. Se trata de la pérdida parcial de fuerza muscular en un miembro, generalmente en una pierna y el brazo del mismo lado. Si es total se denomina parálisis.

Además puede presentarse flacidez, pérdida de coordinación y del equilibrio. Los espasmos musculares son contracciones involuntarias de algunos músculos, lo que puede ocasionar dolor y dificultar los movimientos.

Visión y lenguaje

Es frecuente que haya pérdida de la capacidad visual en la mitad del campo, lo que se llama hemianopsia.

Los trastornos del lenguaje se presentan principalmente como disartria o incapacidad para articular las palabras. Otra secuela frecuente es la afasia, cuando el paciente no comprende el lenguaje o no es capaz de expresar sus ideas de manera organizada.

Fisioterapia para tratamiento de las secuelas

Esta disciplina busca minimizar la pérdida de capacidades y funciones. Es necesario iniciar precozmente la fisioterapia para activar el proceso de reaprendizaje.

De otra manera, la posibilidad de recuperación disminuye de manera importante al cabo de algunos meses.

El logopeda es el profesional  encargado de evaluar y tratar los trastornos de la comunicación. Su función es devolver la capacidad del habla al afectado.

Para los trastornos musculoesqueléticos ya descritos, el fisioterapeuta neurológico iniciará una evaluación exhaustiva para comenzar con el tratamiento que más se adecue al paciente.

La fisioterapia tras un ACV constituye un factor fundamental en la recuperación posterior. En Clínica Alhondiga podemos comenzar tu recuperación, ¡contacta con nosotros sin compromiso!

Lesiones aparato locomotor

Enfermedades del aparato locomotor

Practicar deporte o realizar ejercicio físico está en auge y cada vez más gente se anima a tener una vida sana. Además, hay determinados trabajos que requieren un gran un esfuerzo y una alta exigencia física que pueden pasar factura. Esto repercute de manera directa en que puedan producirse problemas en el sistema osteoarticular y el sistema muscular. Por ello, hay que poner especial en este tipo de pacientes con más propensión de contraer alguna lesión relacionadas con el aparato locomotor.

¿Qué enfermedades y lesiones están relacionadas con el aparato locomotor?

Por ejemplo, las enfermedades del aparato locomotor más conocidas podrían ser la osteoporosis, la artritis, los procesos degenerativos de la articulación o artrosis que están relacionados directamente con los huesos o las articulaciones. Algunas patologías pueden producir dolor, pérdida de masa ósea, pero no solo eso, sino que también pueden aparecer lesiones óseas o musculares que pueden volverse crónicas.

Las lesiones musculares pueden clasificarse en diferentes tipos:

  • Las microrroturas de fibras musculares es a lo que conocemos como “agujetas”.
  • Los desgarros musculares también provocado por roturas de fibras de etiología variada.
  • Las contusiones musculares, provocadas principalmente por un impacto que ejerce presión de el músculo contra el hueso.
  • Las tendinopatías, el calambre o las contracturas también se engloban en este grupo y todas ellas producen dolor y algunas de ellas cursan con inflamación.

Las lesiones óseas pueden estar causadas por osteoporosis o por un golpe.  Dentro de ellas, existen dos tipos:

  • Las fisuras se definen como rotura parcial del hueso, o lo que es lo mismo una fractura de hueso incompleta. Se caracteriza por no haber una separación de los bordes.
  • Las fracturas son más graves y ya implican la rotura total del hueso. En el caso de la fractura, esta puede ser interna o externa, dependiendo de si el hueso atraviesa la piel o no.

En el caso de los deportistas una lesión muy habitual es el esguince. Se suele producir en el tobillo y ocasiona dolor e hinchazón. Desde Clínica Alhóndiga podemos ofrecer infinidad de consejos y tratamientos para prevenir esta tipo de lesiones, así como un asesoramiento de una correcta realización de los ejercicios.

Si necesitas cualquier servicio de Fisioterapia en Bilbao, no dudes en contactar con nosotros. Contamos con los mejores profesionales.